MÚSICA / FESTIVAL DEL CHAMAMÉ DE INVIERNO

Sutileza y pasión de un ritmo vital

Entre hoy y el domingo, Corrientes realiza la tercera edición de este encuentro. Oportunidad de redescubrir brillos y misterios.

El chamamé no sólo vibra en las noches de calor veraniego en Corrientes. Otro tono brinda el Festival del Chamamé de Invierno, cuya tercera edición transcurre desde hoy (24 de Agosto) y hasta el domingo (26 de Agosto)  en el mítico -y señorial- Teatro Vera de la capital. Será, además, un bello corolario del Segundo Congreso Nacional de Folklore, que arrancó este miércoles con exposiciones y -fuertes- debates sobre la identidad. No es casual que sea en Corrientes. Por fin el chamamé empieza a ser visibilizado como una música profunda, dinámica y bien folclórica: la de los jóvenes que se le animan al acordeón, a la guitarra cadenciosa, a la sutileza de los ritmos de los ríos.

 

Frente a la masividad (y espectacularidad) del Festival de Chamamé de los eneros, otros desafíos cobija el de invierno, organizado por el Instituto de Cultura de Corrientes y bajo la producción artística del acordeonista Niní Flores y de Aldy Balestra, un guitarrista, diríase, militante del género. “Al Festival de Invierno -cuenta él- lo creamos para mostrar que existen músicos que sólo los entendidos conocemos y tenemos como referentes. El chamamé es el género más vapuleado, maltratado y desconocido. Por eso nos planteamos difundir esto que es tan íntimo y popular, tan fino y exquisito”.

 

Pero Aldy Balestra no pierde alegrías. Si las dos primeras ediciones del Festival de Invierno trazaron un tono, un color propio, la energía crece este año en una programación exigente (ver A pura…). “La estética no la creamos nosotros. Mostramos lo que existe detrás de los artistas más populares: arregladores, instrumentistas, directores”. Es cierto que “el chamamé tiene cerradas las puertas del relato folclórico nacional y sólo unos pocos emergentes son reconocidos en el país”, y ante ello, este año, planearon homenajes “a grandes creadores: Osvaldo Sosa Cordero y Edgar Romero Maciel. Ya antes rendimos culto a Pedrito Montenegro, Pocho Roch, Tilo Escobar”, dice Balestra. ¿Cómo dimensionar, nombrando apenas, al poeta y compositor Osvaldo Sosa Cordero y su Romancero Guaraní , o al pianista Romero Maciel y sus Rapsodias?”. Será entonces, en el Teatro Vera, el reencuentro con sus vastas obras.

 

Otro brillo del Festival de Invierno es la convocatoria a artistas ‘no chamameceros’ que incursionan en nuestro género con solidez”. Este año, los invitados son la referencial pianista Hilda Herrera y Juan Quintero y Luna Monti. “Todos ya están convertidos a la religión chamamecera”, convida Balestra. Y lo celebran Quintero y Monti: “La invitación vino con mucho cariño y eso nos dio el empujón para animarnos: es una oportunidad para compartir. Honestamente, no sentimos que hayamos aprendido a tocar el chamamé ‘como corresponde’, pero aprendimos a quererlo a raíz de encuentros con Coqui Ortiz, Carlos Aguirre, Jorge Fandermole, Rudi y Niní Flores”. Y eso desea el dúo de cara al viernes: “Reflejar nuestro cariño y respeto por este repertorio”. Y será cuestión nomás, capta Aldy Balestra, de estar allí para “renovar la emoción y escuchar con los ojos cerrados”.

 

Fuente: http://www.clarin.com/espectaculos/musica/Sutileza-pasion-ritmo-vital_0_761323895.html