Patrimonios de la Humanidad

 

 

Un viaje a través de la máxima aventura.
Desde 1981, la UNESCO ha distinguido a la Argentina incorporando a la lista de Patrimonio Mundial sitios naturales y culturales de relevancia emplazados en su territorio. En 2009, el Tango fue inscripto en la lista de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.
Cueva de las Manos del Alto Río Pinturas – Santa Cruz.
La Cueva de las Manos, ubicada en el cañadón del valle del Alto Río Pinturas, al sur de la localidad de Perito Moreno, presenta una de las manifestaciones de arte rupestre más significativas de la Patagonia.
Vestigios de la cultura patagoniense, que tienen una antigüedad de 9.300 años, pueblan las cuevas y aleros rocosos del cañadón. Allí se conservan positivos y negativos de manos, escenas de caza, símbolos geométricos, pequeñas serpientes, pinturas relacionadas con la fertilidad, pisadas de ñandúes, pumas, danzas rituales y juegos de figura y sombra.
Las imágenes de las manos no están pintadas en la roca, sino que fueron estarcidas sobre la piedra, es decir, que aquellos cazadores apoyaban la palma de la mano sobre el techo o la pared de una caverna para luego cubrirla con pintura.
Manzana y Estancias Jesuíticas de Córdoba- Córdoba.
La Manzana Jesuítica de la ciudad de Córdoba comprende un bloque integrado por la Iglesia de la Compañía de Jesús, la Capilla Doméstica, la Residencia de los jesuitas y el Rectorado de la Universidad Nacional de Córdoba, antiguo Colegio Máximo de la Compañía de Jesús.
En 1.599 los jesuitas se radican en Córdoba, en el solar cedido por el Cabildo de la ciudad, donde existía desde 1.589 una pequeña ermita que pronto resultó insuficiente para albergar a religiosos, estudiantes y fieles. Por ello, a partir de 1.606 comienzan las obras de edificación que darían forma a la actual Manzana Jesuítica.
Sucesivamente se agregan construcciones destinadas al Colegio Máximo (1.610), Universidad (1.622), Real Colegio Convictorio de Nuestra Señora de Monserrat (fundado en 1.687 pero instalado en su actual emplazamiento en 1.782, tras la expulsión de la Compañía) y Noviciado (hacia 1.710).
La Iglesia y la Capilla Doméstica fueron construidas entre 1.644 y 1.671. La antigua ermita, una de las construcciones eclesiásticas más antiguas que se conserva en el país, constituye la Sacristía de la Capilla Doméstica. Las estancias jesuíticas de Córdoba son una muestra singular de la organización productiva de los religiosos de la Compañía de Jesús en el país.
Las estancias de Jesús María, Caroya, Santa Catalina, La Candelaria y Alta Gracia pueden ser recorridas en un circuito de 250 Km. por pintorescos caminos serranos.
Parque Nacional Iguazú – Misiones.
Creado en 1.934 el Parque Nacional Iguazú tiene como objetivo conservar las majestuosas Cataratas del Iguazú, uno de los fenomenos naturales más importantes del mundo, así como la biodiversidad que la rodea.
Posee alrededor de 67.620 hectáreas que fueron declaradas Patrimonio Natural de la Humanidad en 1984 debido a sus bellezas escénicas y a la gran diversidad biológica de la selva subtropical.
Misiones Jesuíticas Guaraníes – Misiones.
Las Misiones Jesuíticas de los indios guaraníes – San Ignacio Miní, Santa María La Mayor, Santa Ana y Nuestra Señora de Loreto (Argentina), y San Miguel de las Misiones (Brasil) – “representan una experiencia económica y socio-cultural sin precedentes en la historia de los pueblos” afirmó la UNESCO, al reconocerles, en 1984, méritos para integrar el Patrimonio Mundial.
San Ignacio, Loreto, Santa Ana y Santa María, ubicadas en la provincia de Misiones, se visitan en un circuito de 296 kilómetros de gran belleza panorámica. Estas reducciones, establecidas en territorio argentino en la primera mitad del siglo XVII, formaron parte de los 33 pueblos que componían la antigua Provincia Jesuítica del Paraguay.
Parque Nacional Los Glaciares – Santa Cruz.
Este parque preserva la mayoría de los especímenes animales de la región en sus vastas 724.000 hectáreas de extensión en la provincia de Santa Cruz.
En este parque nacional podrás observar animales como el gato montés, el hurón, el huemul, el zorro colorado, pumas, cóndores, pequeños roedores, cotorras australes o cachañas, pequeños rayaditos, carpinteros patagónicos, ñacurutú, pato de los torrentes, bandurrias, cauquenes, guanacos, zorros grises, zorrinos patagónicos y el ñandú petiso.
Parques Nacionales Ischigualasto y Talampaya – San Juan / La Rioja.
El Parque Provincial Ischigualasto y el Parque Nacional Talampaya, pertenecen a una misma cuenca de 5.000 Km2 y han sido incluidos como sitio natural, dentro de la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO, en el año 2000.
El Parque Provincial Ischigualasto, en la provincia de San Juan, es uno de los más importantes yacimientos paleontológicos del mundo, ocupa una extensión de 25 Km. de largo por 10 de ancho.
Se pueden ver restos de vertebrados que habitaron el lugar en la era mesozoica, hace 180 millones de años. Se observan además, rastros de pisadas de saurios, improntas de helechos y troncos de araucarias petrificadas.
El lugar muestra un sorprendente paisaje en formas y colores. El Parque Nacional Talampaya (215.000 hectáreas), en la provincia de La Rioja, tiene el gran atractivo de sus formidables farallones de roca bermeja y las mil formas fantásticas talladas por la erosión, donde anidan cóndores.
La parte más visitada es un cañón de 3 Km., donde aparecen toda clase de formaciones y paredones de unos 150 metros de altura. Existen también, valiosos restos arqueológicos: morteros y petroglifos precolombinos.
Península Valdés – Chubut.
Existen sobre el litoral patagónico varias reservas naturales donde se protegen diversas especies de la fauna marina, pero ninguna ofrece tan espectacular concentración de animales como la Península Valdés.
Ubicada a 1.400 Km. al sur de Buenos Aires, penetra en el mar formando dos golfos de abrigadas aguas, lugar de encuentro de las ballenas francas australes, adonde acuden cada año para cumplir su ciclo reproductivo, entre Junio y Diciembre.
Desde Puerto Pirámides parten excursiones para el avistaje de fauna marina. También existen en abundancia colonias de lobos marinos, conviviendo con una rica avifauna, mientras que la tierra está poblada por ñandúes (avestruz americano), maras (liebre patagónica) y guanacos.
En la punta Norte de la península se ubica el mayor apostadero continental del mundo de elefantes marinos del sur que se alimentan de peces, calamares y pulpos y llegan a sumergirse hasta los 200 metros de profundidad en busca de sus presas.
Quebrada de Humahuaca – Jujuy.
Desde San Salvador de Jujuy se llega a esta vía natural que asciende hacia el altiplano. Paisajes de color dan marco a un conjunto de pueblos, con casas de adobe, capillas históricas y ruinas prehispánicas, donde el tiempo parece haberse detenido. Uno de los más bellos es Purmamarca, población indígena enmarcada por el Cerro de los Siete Colores, cuyos estratos reflejan diversas edades geológicas.
En Maimará, hay una extensión de franjas de colores sobre las montañas, denominada “La Paleta del Pintor”. Uno de los principales atractivos de esta quebrada es el Pucará de Tilcara, una población fortificada construida por los nativos omaguacas en épocas precolombinas.
El monolito que marca el Trópico de Capricornio es donde el día 21 de Junio se celebra el Inti Raymi (Fiesta del Sol), celebración de antigua tradición aymará que se hace, en el momento que comienza el solsticio de invierno, para recibir el nuevo ciclo agrícola.
Humahuaca fue fundada por los españoles a fines del siglo XVI. En su Iglesia y en el Museo del Carnaval Norteño hay un complejo panorama de los usos y costumbres de la región. A 12 Km. están las misteriosas ruinas de los andenes de cultivo de Coctaca con numerosas cuadrículas de pircas. La Quebrada de Humahuaca fue declarada Paisaje Cultural de la Humanidad, por la UNESCO, el 2 de Julio de 2003.
Tango Patrimonio de la Humanidad – Buenos Aires.
Declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad, el tango nació en Buenos Aires. Un género musical y una danza popular que conquistó al mundo con su música, su baile, sus letras y su poesía. En esencia, el tango es una expresión artística de fusión, de naturaleza netamente urbana y raíz arrabalera, que responde al proceso histórico concreto de la inmigración masiva, mayoritariamente europea, que reconstituyó completamente las sociedades rioplatenses, especialmente la de Buenos Aires, en las últimas décadas del siglo XIX. Aquí podrás encontrar innumerables lugares con orquestas y bailarines en vivo. Muchos de éstos suelen incluir cenas con la mejor gastronomía argentina e internacional.
No hay ninguna otra danza que conecte más íntimamente a dos personas, tanto emocional como físicamente. Y es que el baile tanguero está construido sobre tres componentes básicos: el abrazo, un estilo lento de caminar y la improvisación. Pero por sobre todas las cosas, se baila como un lenguaje corporal intenso que transmite infinidad de emociones.
Existen lugares donde podrás bailar el tango, conocidas como milongas. Muchas organizan clases antes del baile central a cargo de profesores especializados. También se ofrecen clases en muchos centros culturales, donde las lecciones pueden durar entre una y dos horas. Lo ideal es tomar cuatro o cinco clases para dominar los 8 pasos básicos.
El tango es muy apreciado por las temáticas de sus letras, compuestas en base a un lenguaje local llamado lunfardo. El desengaño amoroso también es un tema común, que muestra la interioridad, la emoción y la profundidad de un hombre despechado. El deseo sexual afloraba de la dura situación de millones de trabajadores solitarios e inmigrantes para quienes los prostíbulos acentuaban la evidencia de su soledad.
La reflexión sobre el tiempo también es una característica muy especial de las letras de tango, que hacen una mirada desagarrada sobre el efecto destructivo del tiempo en las relaciones, las cosas y la vida misma.

Fuente: http://www.argentina.travel/es/autentica/patrimonios-de-la-humanidad